Mi Historia

Hola !

Mi nombre es Albert y nací el 14 de Diciembre de 1967. Me crié en una masía donde había todo tipo de animales, mis juegos de infancia siempre estuvieron rodeados de gallinas, patos, conejos, y como no la multitud de pájaros silvestres que abundaban en la zona.
Pasaba gran parte de los fines de semana observando los pájaros, intentando descubrir sus nidos para ver como alimentaban a las crías.

A los 7 años me regalaron una jaula con una pareja de periquitos. Sorpresa fue la mía cuando un verano me criaron, los cuide con esmero y al llegar a adultos, los padres ya volvían a tener huevos en el nido. Cuando ya tenia demasiados periquitos, no se me ocurrió nada mejor que ir a una pajarería y proponer un cambio de los periquitos por alguna especie de pájaro diferente. Los cambie por una pareja de cotorras nanday que aun tengo y que cada año crían.

Así fue como empezó mi colección, de una jaula pase a dos, a tres, … me fui apoderando del jardín de mis padres y la verdad es que ahora solamente quedan algunos tiestos y plantas, lo demás todo son aviarios.

Desde aquí, agradecer la paciencia que han tenido mis padres durante todos estos años para aguantar mi afición (o “vicio”, como a menudo llamo yo a la afición por los pájaros).

Después de estudiar, me puse a trabajar, y al ganar algo de dinero, amplié bastante la colección. Los fines de semana, me pasaba todos los sábados de las 6 de la mañana hasta las 9 de la noche con mis pájaros, cenaba, me duchaba y salía con los amigos hasta las tantas de la madrugada. Dormía unas dos horas e incluso a veces
menos, ya que tan pronto salía el sol siempre tenia alguna cosa que hacer con los pájaros, (que desperdicio dormir un domingo por la mañana, con la de cosas que se pueden hacer), eso si una buena siesta de dos o tres horitas después de comer no me la quitaba nadie.

Por suerte mía, a una de las chicas que conocí, también le encantaban los animales, en su casa tenia una pareja de carolinas criando, peces, tortugas, etc ….
Empezamos a compartir la afición, y así hasta llegar a casarnos. Era tanta nuestra afición que estuvimos ahorrando bastante hasta conseguir que el viaje de novios nos llevara hasta Australia (Nuestro gran sueño).

Ahora ya hace cinco años y a parte de tener y criar muchos pájaros, tenemos una niña preciosa de tres a¤os a la que también le encantan los animales.

Aparte de los aviarios, en el jardín de mis padres. Compartimos la casa con : una rosella “Titu”, un eclectus criado a mano “Vini”, seis tortugas de agua, cuatro tortugas de tierra, un hámster, una pareja de ardillas voladoras, una perrita llamada “Chispa” y una gata persa llamada “Nineta”. Recientemente también nos hemos aficionado a los conejos y criamos la variedad “belier enano”, que por cierto resultan unos simpatiquísimos animales de compañía.

dedicatoria